Ir al inicio de MyIniMini

 

Los seres humanos atravesamos por distintas etapas en nuestra vida que nos hacen crecer, nos enseñan y en gran parte conforman nuestras características individuales; las situaciones agradables y desagradables pueden generar en nosotros un impacto en la forma como asumimos el mundo, como vemos a los demás e incluso como nos vemos a nosotros mismos. Al encontrarnos con un escenario de conflicto o al enfrentar un contexto difícil podemos asumir diferentes actitudes que dependen de la forma como nos sentimos

y lo que pensamos  de la situación, vemos entonces que intervienen dos procesos: emocional y cognitivo, los cuales a su vez influyen en nuestro comportamiento. Desde la crianza, hemos sido enseñados a evitar los problemas, ya que nos causan dolor, tristeza, miedo o ira, emociones negativas que todos queremos evadir, sin embargonadie nos enseña que dichas emociones son funcionales, es decir, que en algún momento de nuestra historia tuvieron una función real y nos permitieron adaptarnos y sobrevivir al contexto en el que nos encontrábamos; por lo anterior, ha surgido un interés por dar valor e importancia a esos momentos en donde nos sentimos devastados, fracasados o en donde creemos que todo está en nuestra contra.

La psicología positiva ha hecho esfuerzos por centrarse y reconocer la importancia de dichas situaciones y extrapolarlas a un plano positivo, por lo cual hoy en día está en auge el término de RESILIENCIA, una palabra poco común que hace referencia a la capacidad que tienen los seres humanos de sobreponerse a esas situaciones de adversidad, dolor y sufrimiento, esas cosas que vemos confusas y hasta damos características o adjetivos calificativos, como: “situaciones oscuras, negras o incluso malas” y las cuales algunas personas pueden superar con mayor facilidad que otras.

En los niños, podemos ver que aumentar la capacidad de resiliencia puede llegar a resultar muy provechoso, ya que les permitiría tener una visión positiva de las diferentes situaciones que están atravesando y poder superarlas con mayor facilidad. Al respecto en la literatura encontramos que autores como Uriarte (2006), mencionan que algunas de las situaciones que podrían generar dificultades en la infancia son duelo, abandono, bullying, fracaso escolar o incluso situaciones que no son extremas, pero que suponen un reto para el niño. 

Por esto como responsables del adecuado crecimiento y aprendizaje del niño, debemos tener en cuenta que no solo debemos centrarnos en los aspectos cognitivos o aprendizajes teóricos, sino que debemos promover y fortalecer la capacidad para que los niños afronten de manera apropiada las circunstancias de 

los diferentes escenarios en los que se desenvuelven, para que de esta manera se pueda generar un aprendizaje integral; sin embargo, la capacidad de resiliencia no asegura que el niño no va a experimentar emociones negativas derivadas de las situaciones adversas, por el contrario, va a darle herramientas para que él por sus propios medios pueda reponerse ante ellas e incluso logre obtener algo positivo de estas situaciones, convirtiéndose en un factor protector a la hora de atravesarlas.

Para lograr lo anterior debemos tener en cuenta que aunque queramos proteger a los niños ante este tipo de situaciones, es necesario permitirles que asuman pequeños retos y que tengan el control de su vida, un ejemplo de lo anterior son sus deberes escolares, sus deberes en la casa (alistar sus cuadernos, su ropa, tender su cama, sacar a su mascota); así mismo, es importante darle al niño la capacidad para que acepte el cambio de las diversas situaciones que vive (cambio de ciudad, colegio, separaciones o duelos) por esto es necesario enfrentarlo a ambientes nuevos, relacionarlo con personas nuevas y  romper las costumbres de vez en cuando, por ejemplo: viajar de manera inesperada o promover espacios para que conozca nuevos amigos;  finalmente una buena estrategia es promover el compromiso en él, enseñarle que puede actuar para cambiar la situación que vive, siendo comprometido consigo mismo, con los demás y con el mundo que lo rodea, lo anterior se relaciona con la disciplina y la perseverancia, por eso motivarlo para que continúe con algunas actividades del día a día y hacer hincapié a que no puede rendirse ante las dificultades que se le presenten y así mismo es necesario ser firmes con ellos a hora de enfrentar consecuencias por sus acciones. (Universidad de España [UNED], 2013).

Referencias:

Uriarte, J. (2006). Construir la resiliencia en la escuela. Revista de psicodidactica. 11(1). 7-23. Recuperado de http://sistemas2.dti.uaem.mx/evadocente/programa2/NUTRI10_15/documentos/Resiliencia%20educativa.pdf

Universidad de España (UNED). (03 de mayo de 2013). Resiliencia: Conceptos de Psicología Positiva. [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=E_LnRk4wYco

 

Por:

Jully Muñoz Quintero

Psicóloga

Tips para actuar frente a los cambios

 

Nos interesa el bienestar de tus hijos.

gallerycontact