Ir al inicio de MyIniMini

 

No es un secreto para nosotros que hoy en día, los diferentes dispositivos electrónicos se encuentran en pleno desarrollo y que se han convertido en un acompañante permanente de la población a nivel mundial, así mismo se ha generado una trasformación social y cultural, en consecuencia se produjo un cambio a gran escala en las dinámicas de nuestras familias; un ejemplo común de esto, es la forma como compartimos con nuestros familiares.

Hoy en día nos sentamos en la mesa y desde la persona mayor hasta el más pequeño cuenta con un Smartphone o un medio electrónico que puede influir en nuestra comunicación (bloquearla o potenciarla).

Dicho lo anterior, es evidente que la tecnología ha permeado en las familias y los niños se han interesado y acercado a este mundo; observamos con inquietud, el interés y la expectativa de los pequeños cuando entran en contacto con estos medios e incluso vemos que los manipulan a la perfección, sin embargo, percibimos con desconfianza la relación que se genera entre los niños y los dispositivos, por lo cual nos planteamos diferentes incógnitas al respecto.

Referente a la preocupación del uso de tecnología en los niños, diferentes expertos manifiestan sus posturas tanto a favor como en contra, por ejemplo, autores como Lepicnik & Samec (2013), afirman que la conexión con la tecnología nos permite tener un mayor acceso a la información y facilitarnos los procesos de comunicación y desarrollan las competencias individuales y la capacidad de aprendizaje, por su parte Punie (2007) y la European Comission, (2001 citados por Lepicnik & Samec, 2013), manifiestan que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) desarrollan las competencias digitales en los niños, las cuales establecen una parte primordial del aprendizaje permanente y contribuyen a potencializar las habilidades del individuo, generando una vida de éxito, ¿Impactado? Yo también me sorprendí al principio al hallar estas investigaciones, sin embargo aún hay más.

Autores como Papert (1997 citado por Santos & Osorio, 2008), manifiestan que la afinidad entre los niños y los aparatos electrónicos se da de manera natural y que los niños saben que pertenecen a esta nueva era, es decir desde el nacimiento tienen incrustado consigo el chip de la tecnología;  y no solo eso, Haugland (2000 citado por Santos & Osorio, 2008) menciona que las computadoras resultan ser una valiosa herramienta para el aprendizaje de la primera infancia y es necesario darles el espacio a los niños para explorar y experimentar.

En contraparte existen posturas que sostienen que el uso incrementado de las TIC pueden generar diferentes conductas problema en los niños, relacionadas con conductas adictivas, comportamientos depresivos, ansiosos u hostiles, e incluso en estudios no concluyentes se ha encontrado una relación con el TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad) resultando ser el uso incrementado de dispositivos electrónicos una predisposición significativa (Salgero, 2009; Gentile, Lieru, Dfunf & Khoo, 2011; Weinsten & Weizman, 2012 citados por Paniagua, 2013). Paniagua no es el único que realiza una recopilación de las consecuencias negativas del uso incrementado de las tecnologías, Stechina (2013) manifiesta que hoy en día han surgido patologías de exceso, referidas al uso y consumo exacerbado de dispositivos como celulares, computadoras o tabletas las cuales pueden generar conflicto, manifestado en una forma de retrasar sus responsabilidades, aplicando la ley del mínimo esfuerzo y negándose a realizar sus deberes ¿te suena familiar? ¿tu hijo o hija se comporta de esta manera? En realidad no es el único, en esta investigación, se ha mencionado un punto importante que los padres enfrentan en su vida diaria, la negación de sus hijos por realizar sus obligaciones, debido a la falta de regulación en sus actividades virtuales, sin embargo, pensemos en aquellos niños con desajustes comportamentales severos, tales como la dificultad en el control de impulsos e hiperactividad. De acuerdo con Stechina (2013)  el uso prolongado de la tecnología puede generar, en estos niños angustia  e inhibición en el establecimiento de relaciones y vínculos con sus pares.

De lo anterior, puede que te surjan varias preguntas ¿Es bueno o es malo permitir que los niños tengan interacción con dispositivos electrónicos? Porque si bien, ya sé cuál es la opinión de los expertos acerca de este tema, no sé qué decisión tomar al respecto…además si mi hijo tiene características compatibles con hiperactividad, problemas en la atención y la memoria ¿no puedo dejar que por ningún motivo que tenga contacto con estos dispositivos? 

Esto resulta ser imposible ya que para esto, sería necesario aislar a mi hijo de un mundo cada vez más involucrado en el desarrollo de nuevas tecnologías que promueven el consumo de dispositivos electrónicos y… ¿Qué hago para disminuir los efectos negativos de las TIC y potenciar los beneficios de los mismo? Bueno, en primer lugar recordemos que el uso de los dispositivos electrónicos no es malo per se, lo inadecuado es utilizar dichos dispositivos en exceso, sin el control y la supervisión de un adulto responsable y en este factor es importante tener siempre presente que cada uno de nosotros como padres somos el modelo a seguir de nuestros hijos y que nuestras acciones cotidianas, serán las que van a influenciar en mayor medida a nuestros hijos, por lo tanto también es preciso que nosotros demos un uso medido y adecuado de las tecnologías… ¿conoces las prácticas de control parental y recomendaciones para evitar el uso inadecuado de la tecnología? Si no las conoces, no te preocupes, el objetivo de este artículo es justamente ese, brindarte información necesaria para hacer frente a las complicaciones que pueda generar la tecnología y  potencializar los beneficios de la misma.

7 Tips para hacer frente al uso responsable de la tecnología:

 
Por : Jully V. Muñoz Quintero - Psicóloga
 
Referencias:
Lepicnik, J., & Samec, P. (2013). Uso de tecnologías en el entorno familiar en niños de cuatro años de Eslovenia. Comunicar, 40, 119- 126. DOI: http://dx.doi.org/10.3916/C40-2013-03-02
Santos, M., & Osorio, A. (2008). Las TIC en la primera infancia: valorización e integración en la educación inicial. Revista Iberoamericana de Educación,  46 (9), 1-12.

 

Nos interesa el bienestar de tus hijos.

gallerycontact